El Madrid alcanza la gloria

El equipo demostró ante el Inter que no les falta su columna vertebral, y rompe su maldición en San Siro.

Ante situaciones desesperadas, medias no desesperadas. El Real Madrid ha demostrado que, sin tener a su columna vertebral, puede ser imparable. San Siro siempre había sido su punto débil, pero hoy convirtieron una posible eliminación en un juego en el que ellos tenían el control.

Desde el inicio del partido los blancos mostraron su poderío y no dieron importancia a su mayor enemigo, Lukaku, que fue abatido por Nacho en cada oportunidad que se le presentaba. Los de Zidane se dejaron querer y en el minuto 7, se pusieron por delante; ante un fallo de Barella que ocasionó un penalti, el cual Hazard aprovechó y se llevó el triunfo después de tres años sin marcar en Champions.

Los vikingos tuvieron varias oportunidades que no acabaron bien ejecutadas, como la de Lucas Vazquez a pase de Mendy; los centrocampistas jugaron todo el partido a un alto nivel, Modric cumplió haciendo un espectacular recital demostrando su valía.

Poco tardó el Inter en quedarse sin un jugador menos, Vidal se enfrentó al arbitro reclamando una falta, y fue expulsado, dejando a el equipo italiano en decadencia. Lucas Vazquez, ha disipado las dudas que había por su salida del club, ha sido decisivo en el partido y sin duda, uno de los hombres del partido.

El segundo tiempo trajo cambios, Conte metió a Persic para que los de Milán empezasen a reaccionar, y así fue, el Madrid empezó a sufrir y a probar de su mismo veneno. Lukaku peleó cada balón que llegaba sus pies, a pesar de tener a Nacho batallando con él.

El Madrid convirtió su contra en defensa, aunque sus jugadores no dejaron de jugar cada balón con pases certeros mareando al rival. A los poco minutos de entrar por Mariano, el cual se hizo grande de nuevo, Rodrygo encajó el segundo después de una jugada gestionada por Kroos y Lucas, hizo una volea que hacía soñar después de tanto machaque. Hazard se afianzó como el 9, dejando claro que tiene mucho que dar. Carvajal, Nacho y Varane no dejaron marchar a ningún jugador del Inter, sabían que ese era su juego y que los de Milán no tenían nada que hacer.

El Real Madrid ha renacido, ha alcanzado la gloria y ha vuelto a mostrar que Europa es suya, aún teniendo bajas y siendo criticado. Por su parte, el Inter ha dejado ver su peor cara, perdiendo en casa y no siendo un rival digno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *