Vinicius quita el alma al Sánchez Pizjuán

Un gol en propia puerta de Bono da la victoria al Madrid que rompe su mala racha y deja al Sevilla desvalido.

Un Sánzhez Pizjuán sin alma y sin voz que no lleva al Sevilla por sus derroteros y no prende la llama. A pesar del control del equipo sevillista, los del Real Madrid tuvieron las ocasiones más claras, y una de ellas consiguió el éxito, aunque fuese un gol en propia puerta. Zidane apenas tocó el banquillo, un solo cambio para un partido que fue menos de lo que se esperaba. El Madrid conseguía una victoria en uno de sus estadios más temidos, y es que solo ha conseguido ganar en dos de las últimas ocho ocasiones en el Sánchez Pizjuán.

Lopetegui guardó toda su munición ante el cuadro blanco, pero de poco le sirvió si toda fue lanzada sin acierto; el ex técnico blanco tiene una cruz con el Madrid y es que con o contra ellos nada le sale bien. Y es que el entrenador del Sevilla no quiso jugar en Champions contra el Chelsea con sus mejores jugadores, creyendo que eso le daría la victoria contra el Madrid, pero sus cálculos fueron en vano.

Vinicius sacó lo mejor de sí mismo, ocasionando peligro en la portería del Sevilla de mano de su compatriota, Rodrygo, y de Benzema; el tándem intentó aprovechar las pocas oportunidades que tuvo para llegar seguro al área rojiblanca. Lo mismo hizo Mendy, que se unió a sus tres compañeros para conseguir arrancar esos tres puntos que tanto necesitaban. Varane, Nacho y Lucas Vázquez no fueron tan notables como hemos podido verles en encuentros anteriores, pero hicieron su trabajo de manera impecable para que los de Lopetegui no apretasen lo suficiente ante Courtois, cortándoles el paso y cerrando huecos. Por su parte, Kroos la tuvo de mano de Vinicius, pero su oportunidad no fue suficiente ante Bono.

El control del Sevilla y los fallos de Bono

El Sevilla tuvo el control del balón durante todo el partido, aunque se le vio sin alma, como al Sánchez Pizjuán, aunque sus jugadores lo intentaron e insistieron. . La primera parte fue insulsa, la pólvora se desvanecía en ambas áreas, el cuadro hispalense con Navas y De Jong en cabeza ocasiono jugadas de peligro que no fueron concluidas gracias a Courtois, Diego Carlos por su parte cortó todas las jugadas del Madrid.

En cambio, Bono tuvo numerosos fallos, aunque el Madrid no aprovechó algunos de ellos, uno fue garrafal y dio la victoria al equipo de Zinedine; un asistencia centrada de Mendy a Vinicius hizo que este jugase un mano a mano con el portero sevillista, que intentando parar el chute del brasileño hizo que el balón entrase en propia puerta. Gol que Vinicius no tardó en adjudicarse y que para los del Real Madrid seguirá siendo suyo por el excelente trabajo del brasileño. Que supo ver y utilizar sus dotes ante el portero rojiblanco, experto en provocar goles en propia puerta, no falló a su instinto.

El liderazgo de Modric y los cambios

Con los cambios del Sevilla, vimos como el cuadro hispalense intentó crecerse con Oliver Torres que intentó llevar el timón del equipo y generó más presión ante los blancos, aunque el Madrid hizo de las suyas, gestionando el juego de forma tranquila gracias a Modric que ejerció de líder y generó peligro por la izquierda. El equipo del Nervión empezó a ser inexistente en el área blanca tras el gol, ni Ocampos ni De Jong generaron ningún peligro, pero tampoco hubo empuje por parte de los centrocampistas o los extremos, estos últimos estuvieron más pendientes de defender las contras del Madrid que sin ser peligrosas podían ocasionar el segundo gol. Zidane cambió a Rodrygo por Asensio para que el brasileño descansase tras ser de gran ayuda en la primera parte.

El único remarcable en la recta final del equipo sevillista fue Suso, que intentó enfrentar a los de Zidane cuando ya les empezaba a faltar el aire. Courtois salvó dos chilenas en los últimos minutos del partido de mano de Ocampos y De Jong, que se dejaron desvancer en las manos del belga.

El Madrid rompe su mala racha, con Vinicius creciendo ante el resto de sus compañeros, pero al equipo le sigue faltando a gritos su capitán y el alma del equipo, Sergio Ramos que sigue recuperándose de la lesión. Zidane a recuperado el aire que le habían quitado y Vinicius ha callado a los que decían que no marcaba goles. Por su parte, el Sevilla no tuvo voz, estuvo tan silenciado como su estadio, ese que se crecía en los grandes partidos como el de hoy, Lopetegui tendrá que pensar que ha sucedido hoy teniendo en cuenta que dejó a su equipo de élite para este partido.

Sevilla, 0: Bono (7); Jesús Navas (8), Koundé (6), Diego Carlos (8), (Idrissi (6) 79’), Vidal (5), Fernando (5), Jordán (6), (Gudelj (7) 63’), Rakitic (7), (Suso (8) 63’), Ocampos (8), Munir (6), (Oliver Torres (7), 45’) y De Jong (8), (En-Nesyri (5), 63’).

Real Madrid, 1: Courtois (8); Lucas Vázquez (7), Varane (6), Nacho (7), Mendy (7); Modric (8), Casemiro (7); Kroos (7), Vinicius (9), Benzema (8); y Rodrygo (8), (Asensio (7), 65′)).

Goles: 0-1 (min 55). Bono (pp)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *